Seleccionar página

Cerrajeros económicos
La ventana que está en tu habitación te permite contar con iluminación natural y ventilación, pero también te protege de los ruidos externos y los cambios del clima, limitando el acceso del agua de lluvia, vientos fuertes, hojas o pequeñas ramas que se levantan y flotan con el viento.
Si la habitación tiene un acondicionador de aire o calefacción, debes cerciorarte que no haya fugas por la ventana a través de las cuales se pierda el calor o el frío a que debe quedar dentro de la misma.
Debe saber que este aspecto incide en los costos que debes pagar mensualmente por electricidad, ya que al haber fugas se necesita mayor consumo del aparato que aclimata el área para mantener la temperatura seleccionada.
Cuando esto ocurre, puedes recurrir a los burletes y poner punto final a este problema.
Pero, ¿cómo se coloca un burlete en una ventana?
El burlete es la tira de goma que se coloca en las ventanas para reducir el ruido o los cambios de temperatura. Vas a encontrar opciones autoadhesivas en las ferreterías o tiendas del ramo, lo cual facilita el trabajo de su colocación.
Limpia la ventana. Debe evitarse que al colocar el burlete la parte de goma quede adherida a residuos de polvo o restos de alguna pintura que se haya podido colar y permita una bolsa de aire por donde se desprenda posteriormente este burlete y siga la fuga de aire o el acceso de agua a la habitación cuando llueva.
Ten presente las esquinas, donde se acumula naturalmente cualquier residuo. Ayúdate con una aspiradora de mano o un paño húmedo si no deseas lavar completamente la ventana, que sería lo ideal.
Una vez limpia y seca, puedes comenzar a colocar la goma aislante. Puedes hacerlo cortando trozos del tamaño de cada lado de la ventana o bien trabajar con sumo cuidado e ir despegando el papel protector mientras lo colocas sin hacer cortes.
¿Cortarlo o trabajarlo entero?
Para efectos más duraderos, se recomienda recortarlo, ya que de ese modo si hay algún error se hace más sencillo solucionarlo.
Tienes que iniciar verticalmente, desde la parte superior hacia la inferior de uno de los lados. No se requiere estirar esta goma, pues corres el riesgo de que al contraerse quede corta y pierdas parte del trabajo realizado.
Ve cubriendo los lados verticales, corta cuando llegues a los extremos y remata poniendo el aislante en las áreas horizontales, con lo que conseguirás fijar más los extremos verticales.
A medida que lo vas colocando y determines que está quedando bien, presiona para completar la adhesión a la superficie de la ventana, chequeando que los ángulos de las esquinas se articulen para evitar fugas.
Como habrás notado, es un trabajo más de paciencia que de tiempo. La dedicación que te propongas cumplir al ejecutar este tipo de labores caseras rendirá sus frutos cuando verifiques la efectividad de la instalación y sientas satisfacción por el logro.

[Total:0    Promedio:0/5]

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies