Seleccionar página

Cerrajeros 24 horas
Desde hace algún tiempo atrás el hombre sintió la necesidad de protegerse. Al aumentar sus pertenencias, también aumentó el riesgo de los robos, de esta manera comienza una verdadera batalla de ideas e ingeniosos mecanismos entre los que defendían lo suyo y los que trataban de apoderarse de lo ajeno. Como resultado surge la cerradura, en la que la llave, como pequeña varita mágica por decirlo así, lo protege todo con sólo un ligero movimiento.
La cerradura como la conocemos hoy en día, surge en el siglo XVIII en Inglaterra, con la creación de la cerradura de puerta es cuando comienza el verdadero proceso tecnológico de los sistemas de seguridad. Pero la superioridad creativa de los ingleses les duro muy poco, ya que en el año 1851, el cerrajero de procedencia estadounidense Alfred Hobbs, encontró la forma de abrir las cerraduras tan mágicas.
Maneras en que puedes abrir una cerradura antigua
La forma para abrir este tipo de cerradura es un tanto diferentes a los métodos que existen actualmente para las cerraduras modernas. Métodos como la utilización de los clics, llaves maestras, gancho de cabello, este tipo de técnicas no te servirán para abrir estas antiguas cerraduras. A continuación te explicamos algunas ideas que puedes emplear si tienes que resolver algún problema.
1. Si tienes acceso a una tienda de antigüedad, pregunta si tienen alguna forma para la búsqueda de llaves antiguas. Muchas de estas tiendas se especializan en la localización de esta, quizás podrían tener una llave que se ajuste a tu cerradura. Esta sería la opción más fácil, pero si no puedes esperar, sigue leyendo quizás algunas de las otras ideas te puedan ayudar.
2. Fuerzas la cerradura. Como ya te hemos señalado las cerraduras antiguas y las actuales poseen mecanismos diferentes, por lo tanto requieren técnicas diferentes. Para forzar la cerradura, introduce una herramienta directamente, ejerce mucha presión e intenta girarlo la cerradura. Es probable que tengas que probar un par de herramientas diferentes hasta encontrar la correcta que trabaje en tu cerradura. Estas herramientas dependen de que tan grande sea el orifico para meter la llave.
3. Muchas cerraduras están unidas con bisagras que se pueden quitar o desmontar, con tan solo, un destornillador. Afloja los tornillos que sujetan dichas bisagras y la cerradura en su lugar con mucho cuidado, ya que aplicar presión excesiva, por su antigüedad podrías dañar los tornillos y por lo tanto, no podrás utilizarlo nuevamente para instalar la cerradura.
4. Rompe la cerradura. Si no estás preocupado por la conservación de la antigüedad, y solo te interesa abrirla cueste lo que cueste, puedes abrirla a la fuerza. En este caso, puedes usar un destornillador de cabeza plana entre las aberturas y aplica mucha fuerza, de esta manera estarás aplicándole presión por lo que sin duda la cerradura abrirá. Otra opción es que puedes eliminar por la fuerza haciendo palanca en el borde con el destornillador por debajo de la cerradura y quitarla a la fuerza. También seria efectivo que ayudándote con un martillo golpees la cerradura, pero debes tener cuidado con la puerta debido a que con el impacto puedes dañarla.
Como te diste cuenta, son métodos muy sencillos pero efectivos. Quizás no te sirvan para las cerraduras un tanto modernas, porque las dañarías en un instante, debido a que ejerces presión o fuerzas que las actuales no soportarías. Por otra parte, seria idóneo que mantengas tus manos protegidas, de ser posible utiliza unos guantes de buena calidad para evitar que te hagas daño.

[Total:5    Promedio:2.4/5]

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies